miércoles, 31 de diciembre de 2008

celestial o terrenal, vivamos el eros YA!!!!! (feliz año 2009!!)

Tantas Teresa de Isaac Chocrón, la experiencia mística
La obra Tantas Teresa es una obra corta terminada por Isaac Chocrón hacia 1982 después de algunas reescrituras. Tiene como personaje central a Santa Teresa de Ávila, conocida por sus famosos éxtasis místicos y por encaminar en esta ruta al más grande poeta místico San Juan de la Cruz. La obra es una sola escena y lleva parlamentos enumerados uno tras otro, es decir que se puede interpretar por varios actores o por uno sólo. Es un homenaje a la vida que llevó la santa, a su obra y a su experiencia mística personal.
Cuando hablamos de la obra teatral de Isaac Chocrón es inevitable hacer alguna referencia a su autobiografía, él mismo ha confesado que este aspecto es crítico en su obra y que incluso ha llevado a escena a algunos de sus seres más queridos ya fallecidos convirtiéndolos en personajes con nombre propio. Esta obra constituye su primer acercamiento a la vida de un personaje histórico, develándonos un plano humano y personal oculto tras la fama y la institucionalización del personaje.
Poco después de la culminación de esta obra se embarcaría en un trabajo dramatúrgico acerca de uno de los hombres más emblemáticos para la historia de Venezuela: Simón Bolívar. La obra Simón (1983) explora el tema de la amistad, reflejada en la estrecha relación que lleva el libertador con su mentor Simón Rodríguez. Por medio de esta puesta, Chocrón nos muestra los substratos más humanos del sujeto histórico con textos sencillos y sin diacronismos, mostrándolo dócil y apabullado por experiencias personales que su querido mentor le ayudará a superar para que pueda embarcarse en la empresa libertadora. Podemos conjeturar que Tantas Teresa es un ensayo anterior a este trabajo.
Pero el perfil histórico de Teresa es difícil de resolver, si bien su quehacer comunitario es innegable, los moldes que la determinan como sujeto histórico no están tan marcados socialmente como los de Simón Bolívar. Su relación trascendental con el mundo se da sobre todo a partir de su relación con Dios, a partir de su propia experiencia mística humana. La exploración individuo-sociedad se da en Chocrón desde sus primeras obras, pero Teresa resulta una experiencia particular porque su misma vivencia personal de Dios es la que le abrirá las puertas a la posteridad. Con Simón, en cambio, éstas se abren desde su participación determinante en la vida social y política de un país o conjunto de países. Es decir, primero se tuvo que explorar cómo la participación de algo tan íntimo como conocer a dios se volvió sobrevaluable, para luego poder tratar la acción del hombre histórico, desde una perspectiva humana del héroe.
Queremos remarcar, entonces, que el primer acercamiento al trabajo de un personaje histórico se dio desde el mismo rasgo de humanidad que lo hizo histórico, (el hombre necesitado de dios), para luego develar el lado oculto propiamente humano de un personaje socialmente institucionalizado. Porque hablar de Santa Teresa no es lo mismo que hablar de Simón Bolívar. Y esto se conoce a través de la obra de ambos. Si queremos saber de Teresa hallamos sus libros intimistas pero a la vez trascendentales; en cambio, lo que primero se sabe de Simón Bolívar es su labor como libertador de pueblos. Pero ambos coinciden en eso: la búsqueda y el encuentro de libertad para el hombre, espiritual y social-política. Tantas Teresa, entonces, no supone tanta dificultad al momento de develar dramáticamente al sujeto humano: mostrar su vida y su obra es mostrarla a ella tan humana como es.
La intención del autor en esta puesta fue mostrarnos una perspectiva sobre la vida y la muerte, ítems que rondan la obra de Chocrón hasta ese momento, especialmente en Mesopotamia (1980) donde se acepta la muerte no solamente como parte natural de la vida sino como parte constituyente: “Sin la muerte no hay vida” . El miedo a la muerte debe vencerse con su conciencia, reconociendo que estamos vivos y que no vale la pena preocuparse mucho por ella porque estando vivos, ciertamente, la muerte no nos pertenece. Ésta idea recuerda mucho la que plantea como parte de su poética el escritor argentino Jorge Luis Borges, sobretodo en cuentos como “La muerte y la brújula”, donde queda en suspenso la bala que debería llegar a matar al detective Lonnrot por el laberinto que divide al tiempo en infinitas mitades: incluso un segundo antes de nuestra muerte, ésta no nos pertenecerá .
Reconocer y ser conscientes de nuestras muertes es a la vez estar más atentos a nuestras vidas y llevarlas a cabo como una oportunidad única de actuar, tal como nos lo plantea la propia Teresa: “110. Acuérdate que no tienes más de un alma, / 111. Ni has de morir más de una vez, / 112. Ni tienes más de una vida breve, y una que es particular, / 113. Ni hay más de una gloria, y ésta eterna.” Es decir, vivir sin miedos, pero conscientes de que un día ya no vamos a estar en el mundo y seguirá andando sin nosotros, de que al dejar de existir dejaremos inevitablemente una impronta marcada en su faz.
Siguiendo una línea similar a la de la obra señalada (Mesopotamia), también es palmaria la idea de que la libertad implica una cualidad de compromiso que la hace ser tal, ser libre significa entonces no someterse a los regímenes impuestos por el entorno social o el primario vínculo con el otro que se nos inculca (ser esposo de, ser hijo de, ser homosexual), pero tampoco caer en nuestro propio libertinaje.
Ser libre es tomar conciencia de nuestros propios regímenes y ser fiel a ellos, comprometernos con nosotros mismos
. Así, en Mesopotamia, cuatro hombres han decidido abandonar a sus respectivas familias y constituir una familia entre ellos mismos, por la sencilla razón de que se aman y comparten las mismas ideas, el mismo sentimiento. Esta perspectiva ayudaría también a desencartonar las relaciones que nos atan a nuestros seres más cercanos, como la familia, y aprender a ver en el padre o la madre al ser humano que existe detrás de tales etiquetas.
Teresa se mantuvo fiel a sus creencias a pesar de que le granjearon problemas con su propia institución religiosa, después de fundar la Orden de los Descalzos. La obra nos muestra cómo perseveró en lo que consideraba su máxima forma de ser y sentir a dios: “80.Nada te turbe, nada te espante, / 81. Todo se pasa, Dios no se muda, /82. La paciencia todo lo alcanza. / 83. Quien a Dios tiene, nada le falta.” (TT)
Todas estas ideas (individuo-sociedad, vida-muerte, libertad-compromiso) son constantes en la dramaturgia chocroniana. Pero en Tantas Teresa están atravesadas por la presencia de Dios como principal protagonista.
¿Qué lleva a un autor homenajear a una santa de hace más de cuatro siglos, que ha sido canonizada de acuerdo a valores que la sociedad posmoderna actual ya ha devaluado? La secularización del mundo occidental es innegable, la caída de los tótems más representativos, como el honor o el pudor, han caído y han dejado al sujeto occidental con una sensación de vacío insalvable porque ha llegado a perderse incluso el respeto por la vida humana, el capitalismo vigente ha hecho que ésta se vuelva materia prescindible, el proyecto perpetuo e infinito de la modernidad no parece traer más soluciones que problemas tras toda su retórica.
Hablar de dios en ese contexto no resulta anticuado sino reconstituyente, un respiro, una mirada fuera de la máquina voraz del día a día. Tal vez por eso la puesta de Tantas Teresa tuvo éxito. El mismo autor nos confiesa: “aunque judío sefardita, me considero teresiano por coincidencias con su manera de pensar y de escribir” . Tantas Teresa nos demuestra que el hombre necesita de Dios, y también al revés (no debe faltar quien diga que sus éxtasis no eran más que los arranques histéricos de una adolescente). Pero este Dios, en la experiencia teresiana, no es el escolástico omnipresente y subyugador, ocupado más de los castigos que de la redención.
Es un dios que libera porque le permite a Teresa redimirse de su propia existencia y, como ya hemos visto, armar su propia forma de vincularse con su devoción:
“41a. “Debes saber que cuando la inteligencia del ánima, que es la más alta de las fuerzas entre las que se conocen, / 41b. Pasa en afección o amor de las cosas que contempla, / 41c. Casi es dicha levantarse sobre sí misma, / 41d. Y la tal obra se llama exceso del ánima o levantamiento sobre sí misma o sobre el espíritu suyo, según hallarás en muchos libros escrito.”(TT)
Esta forma de vincularse con él es esencialmente ascética, renuncia a toda materialidad, como poder tener objetos personales, renuncia incluso a la palabra:
“41i. “En lugar de la oración verbal, la oración de recogimiento: Dios carece de habla. Él es la esencia de la quietud y sólo aquellos que se acerquen a Él en silencio, pueden ser escuchados y les será dada una respuesta”. / (…)/ Hermanos, una de dos / o no hablar o hablar de Dios, / que en las cosas de Teresa / aquesta ley se profesa. / 66. Silencio absoluto de las ocho de la tarde hasta la mañana siguiente. Practicar el silencio es como andar descalzo.”(TT)
Sin embargo, el misticismo no se da a nivel espiritual exclusivamente: no abandona la practicidad del día a día, nos conmina a tener presente a Dios en todo momento, incluso en las experiencias menos sacras como cocinar. Y nos conmina hacer obras, que es la aplicación concreta de la fe:
“43. ¿Y piensan que allí- en la contemplación- está todo el negocio? Que no, hermanas, no; obras quiere el señor: y que si ves a una enferma a quien puedes dar algún alivio, no se te dé nada de perder esa devoción, y te compadezcas de ella (…)/ 44. Pues, ea, hijas mías, no haya desconsuelo; mas cuando la obediencia os trajere empleadas en cosas exteriores, entended que si es en la cocina, entre los pucheros anda el Señor ayudándonos en lo interior y exterior. / 45. Menos oración y más trabajo. / 46. Dios nos libre de los santos taciturnos. / 47. Una monja melancólica es una mala monja. / 48. Dios me libre de santos encapotados. / 49. De devociones bobas nos libre Dios.”(TT)
Y también es un dios que encontramos dentro de nosotros mismos, como nos lo señala Teresa en su excelsa obra Las Moradas, y nos lo recuerda a través de las palabras de Chocrón, después de conminarnos a considerar nuestra alma “como un castillo todo de diamante”:
“99b. Las Moradas son como siete órdenes o tipos, aunque las que contiene el alma son en número infinito, y éstas no una en pos de otra, como cosa enhilada, sino como un palmito, que para llegar a lo que es de comer tiene muchas coberturas que todo lo sabroso cercan. / (…)/99h. En la sexta Morada se verifica el desposorio espiritual del alma con Dios. / 99i. En la sexta y última, el alma es introducida por el Señor en la mansión que Él mora.”(TT)
No es novedad el tratamiento de aspectos religiosos en Chocrón, su misma condición marginal al respecto (ser judío sefardí, y para complementar el tabú ético puede agregarse que es homosexual) lo hace involucrarse en la temática de manera indirecta o ya directa como ésta. Nuevamente, en Mesopotamia es marcadísimo el símbolo que realiza al nombrar a los cuatro amigos que constituyen una familia como Mateo, Marcos, Lucas y Juan, los escritores del Evangelio. “Escritores” que plasmaron sus libros inspirados por el soplo divino de Dios, en quien creían fervientemente. Ahora, en pleno siglo XX, esta suerte de nuevos apóstoles son los autores de una filosofía que los complementa como seres humanos, los llena, los satisface tanto como Jesús colmaba de paz a los suyos. Construida la metáfora por el paralelismo, reconocemos que en ambas dimensiones se ha hallado la felicidad sublime, no la felicidad efímera que ofrecen los placeres más terrenales y tangibles.
Y aquí entramos al punto medular del asunto, algo tan antiguo que mirado corrientemente puede resultar cursi, pero que es una de las verdades fundamentales del hombre y que Isaac Chocrón sabe camuflar excelentemente: el amor. Hay dos fuerzas que mueven al mundo, dos polaridades innegables, una dicotomía que une o separa a las personas y es tan real como que tenemos dos ojos o dos manos; los nombres varían pero el sentido ontológico es el mismo: eros/tánatos, el bien/el mal, dios/el diablo, vida/muerte, recuerdo/olvido. Teresa de Tantas teresa y los cuatro nuevos “evangelistas” están invadidos por la primera de éstas fuerzas, en un caso cobra la materialidad de la manifestación divina y se vuelve dios concretamente; en el segundo caso, es simplemente el eros que los colma y los une. En ambos casos, esta fuerza está alejada de los placeres carnales, no tiene que ver con ellos, a pesar de que se manifieste necesariamente a través del cuerpo (éxtasis - cercanía corporal de los cuatro que viven bajo un mismo techo), podríamos hablar entonces de un erotismo celestial.
El mismo Chocrón afirma que la amistad “Es el amor perfecto y duradero. Porque es amor que respeta”. E inmediatamente después hace una comparación con el otro tipo de amor, que llamaremos erotismo terrenal: “Puede que el amor romántico sea más intenso, más avasallador, más satisfactorio, más erótico, más todo. Pero, precisamente, por ser eso se quema, mientras que la amistad es el amor perfecto porque está basado en el respeto mutuo y porque cada quien vive en su casa.” Es sintomático el uso de la expresión “se quema”, tanto como para hacer algunas conjeturas lacanianas ligadas al goce como camino hacia el fin (en un sentido escatológico). Efectivamente, gozar de la carne significa agotarla, gastarla, consumirla; pero a la vez y de forma paradójica, el único camino para la reproducción de la especie es precisamente el erotismo terrenal y no el celestial.
Con estas categorías improvisadas podemos darnos cuenta de que Chocrón apuesta por un erotismo celestial que logre satisfacer existencialmente al hombre, en medio de un mundo donde lo que prima es el desborde de las pasiones y los impulsos. En Tantas Teresa la noción de Dios puede tener una lectura actualizada si captamos la yuxtaposición que tiene con la fuerza primaria del amor, que no surge de ningún otro lugar más que de nosotros mismos. El texto nos ofrece un camino lógico para llegar a estas conclusiones, nos da varias pistas al respecto.
La primera operación es la identificación de la santa con Dios, una experiencia mística que empieza como un proceso psíquico para terminar en físico, pero saltando estas cuestiones, es algo que se trasmite a nosotros a través de palabras:
“42.a “De cuando en cuando, un sentimiento de la presencia de Dios me penetraba inesperadamente, de suerte que no podía de ningún modo dudar o que Él estuviese dentro de mí, o que yo fuera enteramente absorbida por Él. / (…)/ 42d. Se levanta en lo interior un vuelo… / 42e. Porque este dolor sabroso, y no es dolor, no está en un ser. Es un dolor amoroso…” (TT).
Esto nos da una idea todavía medio ambigua de lo que sucede en el proceso místico pero se nota claramente la dimensión suprasensible que conlleva, no es algo que podamos percibir con los sentidos propiamente, es una experiencia fenoménica íntima y profunda que necesita de nosotros pero de algo más. La alusión al dolor bien puede ser una referencia a los castigos físicos que llevaba a cabo todo asceta cuando estaba en boga la práctica del ascetismo primero y más crudo. Ahora, desde aquí se hace alusión a ese algo más que se necesita: el amor, por ello el dolor se vuelve amoroso y nos permite el sentimiento de Dios. La condensación de los signos Dios-amor se dará de forma sutil, éste será el segundo movimiento:
“42g. Quien le amare mucho, verá que puede padecer mucho por Él; al que amare poco, dará poco. Tengo yo para mí que la medida de poder llevar gran cruz o pequeña, es la del amor. / 42h. El verdadero amante en toda parte ama… ¡Oh, señor mío, que fuerza tiene con vos un suspiro salido de las entrañas! /” (TT)
Cabrían en realidad muchas preguntas, de dónde surgió su amor, quien halló a quien, etc. Pero como Teresa misma lo señala: “72. Lo que no entendáis, no os canséis. No es para mujeres, ni para hombres, muchas cosas. / 73. Mientras menos lo entiendo, más lo creo.” (TT)
A continuación se refuerza la idea de identificación entre Dios y la santa: “96e. ¡Oh noche que me guiaste, / oh noche, amable más que alborada, / oh noche que juntaste/ amado con amada, / amada en el amado transformada!” (TT)
Luego de la explicación de su experiencia mística a través de la metáfora de Las Moradas, se da el último paso, hacia el final de la obra: se deja sentenciado que Dios está dentro de uno mismo, no fuera, no es una fuerza exterior: “100. San Agustín vino a encontrar a Dios dentro de sí, después de haberlo buscado por todas partes. / 101. Hermanas, hermanas, no busquéis por fuera; buscad por dentro.” (TT) E inmediatamente después se nos explica que si lo que debemos encontrar dentro de nosotros es Dios, éste no es otra cosa que el amor, o esa fuerza esencialmente humana que constituye uno de los polos de la dicotomía señalada: “102. Para aprovechar mucho este camino y subir a las Moradas que deseamos, no está la cosa en pensar mucho, sino en amar mucho; así, lo que más os despertare a amar, eso haced.” (TT)
La ruta queda resumida así: Yo – amor – dios – Yo/dios. No se le puede pedir a un público secular del siglo XX que vuelva a creer en Dios, que se aferre a una experiencia mística y se dedique al ascetismo. Pero se le puede pedir que ame, simplemente. Y es que la lectura global del texto nos da un mensaje actual y revivificante: hallar el amor dentro de nosotros mismos es hallar a dios, no católico, ni judío, ni musulmán, el amor al que se refiere Chocrón, el que debemos encontrar dentro de nosotros mismos, es el eros celestial, el que colma nuestra existencia antes que agotarla, el que satisface nuestra inconmensurabilidad como seres humanos, el que después de todo hace prevalecer la vida porque se aleja del goce que la vuelve prescindible. El eros terrenal mantiene la vida en una forma biológica, pero pareciera que sólo se dedica a fabricar seres vacíos en serie; el eros celestial conserva la vida en un sentido trascendental, nos libera porque nos convierte en dueños de nuestras propias vidas para poder armar nuevos regímenes de acción, es decir, nos convierte en nuestro propio dios (amada en el amado transformada).
Tantas Teresa parece una obra pequeña dentro de todo el panorama de la dramaturgia chocroniana, pero acabamos de comprobar que quien se acerque a ella para conocer más las tendencias del autor no se arrepentirá de haberla tomado como referencia, ni tampoco quien quiera disfrutar de una bella e intensa obra dramática.



sábado, 27 de diciembre de 2008

muere muere muere muere la ronda

http://www.goear.com/listen.php?v=5eef5f1

flor de sancayo dice:
césar tiene 20 años no?
yo soy el menor en la historia
yo nací último
se aleja se acerca se va se queda dice:
y?
yo primero, luego cesar luego graldine luego tu
jaja

en diciembre todavía
yo jale a cesar el a geraldine y ella a ti
q porqueria
ah chumas
ja ja ja ja
y al final tu me dist la mano
tiene sentido no?
y bailamos la casa azul
siiiiiiiiiiiiiii
JAJAJAJAJJAJAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA
otra vez en la casa azul viendo atardecer
y el tocadiscos sonando
aquel disco que me regalaste ayer
jajaja y todos en una ronda hasta q cesar por ser el mas chiquito se cayo
y se raspo
y empezo a odiar a todos
no sé
yo de verdad le he perdonado
ahsta la última humillación
yo tmb
ya mi sufrimiento queda para mi
bueno maría te dejo
cuidate
tengo que hacer unas cosas
hablamios pues mañana
te cuento la sorpresa
chau cuidate
ya acuerdate a las 6:30pm en el banco d celima
chau cuidate

la sorpresa era la verdad oh verdad oh, el eros terrenal habia sido tan magnanimo

No importa hacer el mal, puesto que: “no hay mal que por bien no venga” o El señor de las llaves

Me acordé de la vez que salí de la “casa de brujas” pensando en eso, ¿seré buena? Aquel señor que me enseñó a actuar en el teatro me lo había dicho cuando tenía quince años: eres buena, María. Y yo lo meditaba mientras pisaba la vereda oscura por la noche, mientras sentía el frío y aquel humor que despiden los árboles de los jardines. Sentada en la piedra esperando el carro para ir a casa, como una buena niña, claro, lo creí. Ahora había pasado tanto tiempo y seguía caminando de noche pero más a la deriva, más dispuesta a lo que me regalara la vida, caminaba sin rumbo.
Y tenía su cara nuevamente frente a mí, la misma nariz aguileña, los ojos chicos, un tono medio rojizo en todo su rostro que seguramente vendría de sus remotos antecesores españoles. Pero este era más patético, su pelo estaba evidentemente teñido de rubio y se respiraba a su costado una atmósfera de locura solitaria increíble.
- Ya no puedo avanzar más, pero si te quedas a hablar te puedo dar algunos consejos sobre cómo tener éxito en la vida.
Me quedé, por supuesto.
¿Tú crees en dios? Responde…. Claro que es cuestión de fe. Pues dios no es más que la invención necesaria del ser humano, el hombre creó a dios para luego justificar su existencia… Entonces ¿qué es primero?
Es la eterna lucha entre materialistas e idealistas, por lo que veo tú eres idealista. Pareces inteligente
–En realidad, yo soy mi propio dios. La realidad es solo la experiencia fenomenológica que yo pueda tener al respecto y así por cada cabeza, por eso antes de descalificar lo demás yo considero todo como verdad, todo es verdad--- Ya no estamos para tótems, pero no queremos morir aún
- Yo soy científico, por eso te hablo desde el punto de vista de la ciencia, que es lo único tangible que se puede creer.
¿Cómo me llamo? Joshua, o sea Jesús… y tú te llamas María ¿cierto? ¿Crees que esto haya sido solamente casualidad o que era parte de nuestros destinos? Yo creo que si esto está pasando es porque tú lo deseabas, por algo se me cayeron las llaves que precisamente tú recogiste para entregármelas.
Ya, pero dígame sus secretos, o sea, qué tengo que hacer para tener éxito en la vida.
Para tener éxito debes saber qué quieres de la vida, debes… encontrarte a ti mismo
-Ese es el gran problema, porque cada vez que trato de hacerme un par de coordenadas más o menos coherentes para definir lo que soy … no termino de hacerlas, tengo miedo de que al final no me guste lo que descubra de mi, que no me guste quién soy yo en realidad…
- Entonces tienes que vencer ese miedo y aceptarte tal cual, y si algunas cosas no te gustan de ti, cambiarlas. ¿A dónde vamos?
-Sí, lo sé, y es como una gran batalla dentro de mí, porque si por un lado estaba caminando a la deriva, por otro estoy yendo a comprarme un despertador para levantarme temprano y estudiar, ¿entiende? Es como… dos impulsos luchando dentro de mí, uno que quiere pasar la noche vagando y otro q quiere hacer algo con su vida, o sea otra vez… el eros y el tánatos jajajajaj……
-Entonces vayamos a comprar tu despertador, pero por allí ¿es seguro?
-Claro que sí.
- Si nos hemos encontrado es por algo. Ahora dime, si eso te pasa… porque crees que sea, ¿es algo reciente? ¿Siempre has tenido esa lucha interna?
-No, es como que reciente, como hace un año más o menos, si, todo este año ha sido como una gran época de cambios y revoluciones, he abierto los ojos con violencia y quede abatida de lo descubierto
- ¿Y qué pasó hace un año?
-Termine con mi enamorado, puedo decir que era la persona que más he amado en toda mi vida, nos pertenecíamos mucho, yo vivía por el prácticamente, trabajaba para él, respiraba por él, me quitaba la comida de la boca para que el comiera y era la persona más feliz del mundo…
-¿Y qué paso?
- Hace un tiempo me leí el tarot y me dijeron que lo que nos había separado fue la materialidad, o sea la parte material de nuestra humanidad, el sexo, el dinero, la comida… jajaj en términos burdos. Yo, siempre que me preguntan, digo que fueron las circunstancias… si él hubiera tenido otros padres, si le hubiera ido mejor en sus trabajos… no sé, tal vez las cosas ya estaban predichas. Pero nos amábamos, al menos esa es mi verdad. Lo que paso fue que nuestro amor no podía resolverse en este mundo capitalista de mierda… que todo lo ve plata, y en eso hasta yo tengo la culpa, por hacerle creer que no me importaba
-Vivimos dentro de un sistema insoslayable que rige nuestras vidas, ¿Qué podemos hacer para defendernos? Muchas cosas pero sobretodo darnos cuenta de lo que pasa ¿no es así?
-Sí, el problema es el valor de las cosas, es algo que puedo ver hasta en mi casa. Ya casi nada tiene valor, la vida ahora es prescindible… Pero y qué más, que más para ser exitosa en la vida
- Yo he viajado mucho…
Y empezó a hablarme de los lugares del mundo donde había estado mientras yo observaba su ropa raída pero limpia, su pañuelo verde al cuello que le daba un gusto de antaño, y que sin embargo combinaba con su terno medio beige que olía a naftalina. Le vi la misma nariz aguileña, el mismo tono rojizo en el rostro, se parecía bastante al primer hombre, al de los quince años…

-No tienes que temer a las dificultades, los logros verdaderos siempre suponen un esfuerzo. Si te digo que montes un caballo para llegar a un determinado lugar, ¿escoges el camino con escollos, con desniveles, o el camino llano donde trotar plácidamente?
Te demoraste en contestar, pero tu respuesta es la correcta, el camino con escollos, porque ninguna vida es fácil y si te entrenas en los problemas, en los más crudos que puedas imaginarte, te harás mas fuerte, tu sobrevivencia tendrá valor y podrás vencer las dificultades que cualquiera te presente. Recuerda que en ese camino vas solo tú y tu caballo como herramienta, el caballo es como tu talento… La felicidad no está en llegar sino en vencer los desniveles y encontrarte vivo
-Sí, lo único que existe es el presente, lo tengo muy claro, pero a veces no puedo con la maldita nostalgia, el amor a lo muerto…
-Piensa o siente que ya pasó, importas tú, si no se quedo es porque no era para ti, y tú tienes que ser la dueña de tu corazón hasta que venga el próximo al que ames y te darás cuenta, sabrás quién es para ti
-A veces quisiera quedarme sola toda la vida, y estar sola pero bien, sentirme bien estando sola quiero decir
-No seas egoísta, eso es imposible, nadie puede estar bien estando solo, el hombre necesita de otros hombres, una mujer de un hombre, un hombre de una mujer, no puedes ir contra la naturaleza… Esta dentro de ti
-Tiene razón, no lo había pensado…
Y viene un niño drogadicto a pedir limosna
-A veces me pregunto por qué tiene que haber gente así, pobrecito
-No te compadezcas, no lo subestimes, si lo haces alguien hará lo mismo contigo
-Tiene razón, es el básico “no hagas con otros lo que no quisieras que hagan contigo” pero si es tan básico!!! Como pude olvidarlo!!!
-Tú eres una buena mujer… María
Sólo necesitaba que algo como esto pasara para retomar el espíritu de aquella quinceañera que aun creía en el amor
-Y eres inteligente, percibo energía en ti, eres egocéntrica también, puedes hacer muchas cosas, si eres escritora, si eres actriz, si no tienes miedo, puedes hacer tu propia ideología, una que te sirva a ti como persona, que plasme tu punto de vista y te ayude a vivir, que hable sobre lo que más te preocupa, como un arte… una ideología….
¿Era luz dentro de mí aquella noche? No podía dejar de verle los ojos a aquel hombre hasta que por su pecho, debajo del saco, empezó a asomarse una cucaracha, ¿en donde vivirá? Y luego otra ¿Qué comerá? Y luego otra por debajo de su camisa hasta rodear su cuello ¿Dónde diablos guarda su ropa? Con su voz alta reclamaba mi mirada y mis ojos se desviaron hasta ahí donde se originaban sus palabras, su boca, de donde también empezaron a salir infinitas cucarachas que pasearon por todo su rostro, cucarachas pequeñas que me enmudecieron y se lo iban tragando poco a poco hasta que en un súbito momento desapareció.
El nuevo hombre que me lo dijo, ahora a los veintidós, ahora tragado por cucarachas y no por sarro. Le creí, y después de ver el pequeño cúmulo de bazofia en el que se había convertido y comprobar que nuevamente no hubieron testigos, fui a tomar mi carro, caminar sobre la vereda ennegrecida por la noche, esperar sentada sobre la piedra, como una buena niña, claro.

lunes, 22 de diciembre de 2008

esta bien. te dire la verdad

que el amor es bailar...... (pero contigo)
Te extrañe todooo el tiempo, no debi irme a esa fiesta sin ti, debi quedarme contigo ahi sentada a tu costado, recibiendo tus mordiscos, pero pense q quedarme era algo contra mi independencia porque si queria ir, pero contigo. Estuvo bien, senti el mar cuando el carro iba velocisimo hacia barranco por la costa verde, saque el brazo por la ventana del taxi y el viento era tan fuerteeeeeeeee, tan friooo era tan de noche y me senti tan libre que creo que pocas veces estuve tan feliz de verme inmensa. Fue el momento perfecto porque tambien habia alguien abrazandome.

que el amor es bailar....
Bailaba si, pero imaginaba que era contigo. Y dentro del limbo existencial de aquellos dias no hacia mas que desear tu presencia, pero a pesar de eso trataba de pasarla bien. Te extraño, si, esa es la verdad.
Y porque? sera verdad que nos amamos?, pero eres tan tu que podrias amar hasta las piedras. Yo ire al mar por estos dias, ya no quiero enterrarme en el sillon ni deprimirme pensando si tambien pensaras en mi alguna vez....

Y la otra verdad es que.... , muñeco alias Fitin, decia a mis amigos q no se si sigues vivo, q una parte de mi todavia te pertenece, q es como una espina clavada, q quiero bailar contigo las canciones que te gustaban, q eras mi vida... saludos!! Espero q estes bien!!

Y me gustan los chicos guapos, es la verdad, y saber que me deseas me hace desearte, es la verdad contigo otro, pero nada mas. Porque mi corazon es como si no tuviera dueño, como si fuera un cachorro resentido. Oe, llamame pues, a ti te hablo, a ti con quien sueño, tu sabes...

jueves, 18 de diciembre de 2008

escuchando todo

en la cuna de viciosos se desorganiza el tiempo
envilecedor porque resta
busca caza
y arrastra cuantos pies tarareando canciones
cuantos colores de cuerpo
es una curva subterranea la que avanza
hasta mordernos
los oidos e inyectarnos
su cuestion efimera santa
su sublime genuflexion apocada
y no podemos hacer menos que seguirle
y hacer actuar nuestras neuronas como marionetas
crepitar reptar
hasta caernos
la cabeza no es mas que un pozo
donde cae desde el salivazo
a la mas aguizante declaracion de amor

Hablare de mi ahora, que es como hablar de ti, porque estas tan presente a veces que no hago mas que estirar mis manos a ver si alcanzan tu fantasma y lo traen un poco mas cerca. No te vas, no terminas de irte a pesar de que ya hemos enterrado y quemado todas tus pertenencias, ¿te gustaron las funebres flores? Yo compre la corona, de esos colores precisos, porque siempre fuiste tan exigente con respecto a la plasticidad. Pero hablare de mi, he dicho. Agotada, casi como tu, se que son mis deseos los que me constituyen como ser humano, como sujeto y que si quiero ser alguien primero tengo que hacer eso: desear. Pero a veces me gustaria ser tan vegetal como el cactus que me regalaste. Cansada, desintegrada casi como tu, me voy de tarea en tarea, de boca en boca como una experta domadora de circo... pero no te pongas asi, tu siempre seras mi circo favorito. Ahora... ya ha pasado un año no?, y creo que no he dejado de hablar de mi que es hablar de ti durante todo este tiempo. Te mentia muchas veces para que me dejaras en paz, yo queria ser libre, volar... hacer lo que se me antoje no tanto, pero no preocuparme al menos de llegar a casa tarde contigo. Tu cuando no con los brazos abiertos esperandome para abrazarme fuerte e irnos a la cama viendo tele. Siempre me gustaron tus piernas lampiñas y sin celulitis ni estrias, me preguntaba como hacias? tomar agua, trabajar duro, claro. Y yo, te digo que estoy cansada, o sea lo de siempre, la universidad, los amantes, las amigas neuroticas y embarazadas, y lo que verdaderamente me importa: soñar contigo. Voy a salir bien en los cursos sin querer queriendo sabes? creo que tus ultimas palabras no fueron para despedirte sino para bendecirme "adiosss, adiosss". Tu calor era bendito tambien, mama.

martes, 2 de diciembre de 2008

"Ya no soy el amor..... Ahora soy la muerte"

El almuerzo en medio del pecho queriendo volver, por mas agua que se tome y mas baños de agua fria. Es hora de caminar hacia el mar con estas nauseas de ayer en la noche. Y llegas tu y es como si no llegara nadie, a penas un cigarrillo en la boca, a penas el pasto frio de cuando se sento aquella persona que decia ser yo a los dieciseis, ver como paría el sol sumergido en el mar a la noche, ver como la operacion tragica volvia el cielo de color anaranjado y el pecho reventado por tanta inmensidad. Ahora has tenido que volver, ahora de negro, porque el giro del elefante estuvo a punto de posar su pata sobre ti, ¡tan terrible fue saber que tu problema era etico y no patético!

Escuchalo, asi como cuando sacudias la cabeza renegando de los sueños donde encontrabas tu casa ahogada por el agua salada, asi como cuando corrias a media cuadra del mar en un dia frondoso de tan verde, de tanta pileta media luna y magia infantil. Por eso odias a los niños ahora, o mejor dicho los amas. ¿Quién eres tú? ¿Quién eres si tu ser es no ser tan explícito, si obedece a la ley de la mutacion, de la transformacion? Porque eres un sujeto, luego un animal, una planta... siempre un signo. Eres tanto como ese murmullo grave que te dice Ven Veeeeennnnn. Escaleras de agua hacia la cruz. Siempre vuelves, si aun está tu amigo el sol le pides que te de un regalo y el tan bondadoso te hace ver el camino hacia el incendio, cómo quisieras estar en las nubes. Escaleras de agua dorada hacia a luz. Lo quieres todo: "ya pretendí mucho dar contra el devenir y dejarme llevar por mis propias cadenas a la NADA", ahora lo quieres todo, no importa cómo.

Es que es el mar tanto de día como de noche, tu estigma. Ven, ven... con una sonoridad honda y acuosa, pretende sumergirte, desintegrarte en sus miles, millones de partes que juntas hacen algo indestructible porque se pueden partir en infinidades atómicas sin importar. Siguen siendo lo que son. Ven, ven... con una actitud lúgubre pero bendita. Arrástrate, te hundes ahora. Y tú accedes, gustos@, es tu único camino para sobrevivir.





Sigue volando II

Cuarto de Mocita, mesa y una sillas. Penumbra, no se sabe si es de noche o de día. Mocita sentada en bata, Miguel de pie.

Mocita: No quiero que me llamen, no quiero que me busquen, quiero que me odien, tengo que hacer algo para que me odien…
Miguel: Por qué mejor no salimos afuera un rato.
Mocita: ¡Por qué mejor no te vas!
Miguel: ¿No puedes dejar de ser tan engreída?
Mocita: Y tú eres un maldito sicópata que no me deja en paz, ¡vete con tu dulce noviecita y déjame dormir! (Silencio)
Miguel hace ademan de irse y Mocita se pone de pie. El voltea.
Mocita: Dale mis saludos, dile que me visite y que… le agradezco por todo.
Miguel: Me preocupas, te ves muy frágil.
Mocita: (se vuelve a sentar) Me sentía muy mal, creo que ya estoy empezando a tener los síntomas de la enfermedad.
Miguel: (se sienta) ¿Estás segura?
Mocita: No sé, sólo siento que voy a perder…
Miguel: ¿Por qué?
Mocita: No confío en ti.
Miguel: ¿Qué quieres decir?
Mocita: Nada, que… Karla debe estar esperándote.
Miguel: ¿Sabes que la quiero mucho cierto?
Mocita asiente con la cabeza
Miguel: Sabes que nos vamos a casar y tú serás nuestra madrina ¿cierto? Y la madrina se puede besar con el novio.
Mocita: ¿Cuándo, cuándo será eso?
Miguel: Pronto, déjame arreglar unos asuntos, fáciles, muy ligeros, cuestión de un minuto.
Mocita: ¿Y si me muero antes de eso, Miguel?
Miguel: No seas tonta tontita, los seres como tú son inmortales.
Se apaga la luz.