jueves, 24 de octubre de 2013

Pequeña gran verdad

El la mira
El la encuentra hermosa
El ha abandonado esta entraña
El ha renunciado al resurgimiento
a los ojitos brillantes de un anhelo
El la mira
El se siente intrigado por ella
Ella lo acepta
El llegara a amarla
y enterrara este pecho, partirá este corazón
lo hundirá sublime en los suelos húmedos
del mar
El se ha hecho tierra
El quiere ser tierra
Ella es tierra
El la sembrará
Porque para él ella será grandiosa, inmensa, total
y la imagen de lo pasado
será simplemente nada
como yo lo presentía
simple y llanamente una perla refundida
en el barro
El la sembrará
y esa germinación será el fin del mundo
en este organismo
que llamo yo


ahora cántamela tú, qué gracioso no?

sábado, 19 de octubre de 2013

Cuando un especímen humano se encuentra con otro especímen humano III

-¿Qué quieres?
-Me quiero ir
-¿A dónde?
-No sé, supongo que todos queremos escapar de algo.
-¿Y tú?
-Quiero esconder la cara. No quiero darle el gusto de que vuelva a mirarme la cara.
-Tanto así
-Tú no lo conoces
-¿Quién es?
-Es el don nadie más lindo del mundo.
-¿Y a donde te irás?
-A envejecer, a marchitarme, a pudrirme por dentro. Tengo el corazón completamente roto y supongo que tengo que aprender a vivir con eso.
-¿Te esperabas esto?
-No. Para nada. Uno sabe de sus mentiras, por supuesto que sí, uno en el fondo sabe cómo y en qué se está engañando. El problema conmigo es que no sé cuál es mi verdad.
-Por eso te quieres ir.
-A descubrir al menos una.
-Pero tú sabes que cuando de humanos se trata nada está científicamente probado.
-Yo he probado algo científicamente. Algo irrefutable. He comprobado para la ciencia del mundo que cuando un especímen humano se acerca tanto a otro especímen humano lo único que puede surgir entre ellos es amor.