domingo, 23 de enero de 2011

De nuevo tú

El otro día caminaba por los acantilados pensando que la ruta era un entrenamiento en cosas difíciles para luego poder hacer más fáciles las cosas fáciles. El prado era verdísimo con presencias gráciles que deambulaban en pro de nada, solo eran, estaban ahi, como tú hace mucho tiempo. ¿Porqué me empeño en mirarte a ti que estando sumergido entre tantas personas pareces incluido para desbordar, rebalsar, inundar todo cuanto es verde? En ese instante vino el remolino, hicieron alerta con gritos, sirenas y modulaciones por el altavoz pero ya era tarde para mis pies resbalosos, el remolino atrapo mi chaqueta enorme queriendo que me soltara del ligero acantilado donde me sostenia ya apenas con las manos, la chaqueta volando, empujandome a concebir que lo mas facil del mundo es rendirse, caer, limitarse a caer es tan simple, tan abierto: un dedo, dos dedos, tres. ¡Suelta la chaqueta! Si lo que te empuja hacia abajo es su grandeza y textura de alas entonces no vale la pena, ¡sueltala!

Asi paso. Y pude seguir en tierra. La ruta, ahora era obvio, desembocaba en una puesta de sol especial por sus tonalidades turquezas y rojas. ¿Estas conmigo viendo esto? ¿Era tu pecho sobre el que lloraba de felicidad? Mejor no te digo que he venido hasta aquí para sentirme sola pues aquí soy una más viendo el poniente y nadie pregunta por mí, nadie llora por mi chaqueta de alas perdida que me quería hacer volar hacia abajo, a nadie le debo explicaciones mientras mantengo mi pose de especimen gris alcoholizandose en una esquina cualquiera enterrado sobre un sofá en medio de la fiesta. Hacia adentro, todo. Mejor no te digo que no quiero tu pecho para poder llorar de felicidad: me basta con mi almohada.

El sol se pone. Tras la textura verde hunde sus rojos briosos y la vertiente turqueza del cielo funge de madre al cobijar al globo iridiscente entre algodones. Me quedo, me quedo aquí largo, extendido, tanto cuanto dure. Camino hacia atras por entre la gente que tambien ha venido a disfrutar el espectaculo, voy por refrescos. Entre algunos muros a medio construir te encuentro sentado sobre uno de ellos, acompañado de tu eterno amigo y tu eterna chaqueta de cuero agresiva. No hay otra opcion, me tengo que acercar. Es maravilloso volver a encontrarte, besarte, que respondas, que me detengas de la mano si quiero huir nuevamente: claro, me dices, pero nunca he dejado de estar, al menos en las voces. ¿Voces?, digo, ¿Cuales voces?. Las que te decian, por ejemplo, que sueltes esa chaqueta mala que te queria hacer caer. ¿Tu, eras tu? En tu cabeza, en el aire, desde las montañas, da igual, el microfono es el sol. ¡Pero tu rostro sigue siendo el mismo! Porque asi lo quieres: mi rostro no es mas que la imagen de eso que necesitas saber: alguien que te ame... aunque sea tú misma.

domingo, 9 de enero de 2011

Cuando un especímen humano se encuentra con otro especímen humano II

Nos encontramos, nos escondemos, nos minimizamos, atrayendonos, esquivandonos, escupiendo, nos damos la mano muchas veces, nos soltamos otras frente al abismo. Nos decimos adiós. Salimos hacia lo mas externo de nosotros y de pronto un beso. Compartimos el hambre, nos dormimos apretados, nos dormimos sueltos, ¿solos? Sólo las ganas de quebrarse ante el espejo. Llorar tu adiós. Miramos esos ojos, esa boca. Una belleza equidistante que podemos poseer pero que no podemos hacer nuestra porque es ajena, porque es de otra, de otro, de otra, tuya pero imposible de comer más que por un segundo. La belleza de un arbol frutal, la belleza de una flor de geranios. Nos quedamos sudando, nos quedamos gimiendo, entregados, partidos, sucios, limpios como una madre que acaba de dar a luz. Nos decimos no te vayas, sabes que te quiero, me duele tu partida. Tu adiós. Nos miramos de frente y de espalda, saltamos, tus manos me cargan, me empujan a la pared, me hacen sentarme, me hacen echarme, acarician el collar del cuello, tus manos y el mundo deberian tener un mismo nombre. Yo estaba muerto. Tu estabas muerto en medio de la guerra del sueño, en medio de este jugar a ser humanos, ¿humanos? Nos vamos al baño, nos abofeteamos las mejillas, nos hundimos la estaca para asegurar que el corazon no latirá más en ese cuerpo ¿ajeno? Nos vamos al mar, nos pedimos permiso, nos gritamos te amo, te odio, nos vamos, te vas. Corremos hacia lo mas externo de nosotros y de pronto un disparo. Una venganza, un puñal.

Nos imaginamos a todos, absolutamente a todos vivos, con las manos libres, ahora mutiladas, con la lengua suelta capaz de hacer milagros, con la voluntad de vivir experiencias sublimes, con un deseo que podria ser el de cualquiera, deseo tener una casa, una madre, un padre, comida caliente, recostar la cabeza en el pasto fresco. El aire. Nos acabamos el aire, nos acabamos felices. ¿De eso se trata? ¿De poder por fin abrir la boca y que me entiendas que la verdad que concibo es la verdad de dos manos, dos piernas, dos ojos, cabello, ojitos, lenguita, eruptos y genitales, luego órganos para excretar? Nos juntamos para bailar, nos movemos para sentir más la música, nos caemos, nos ponemos muy celosos, nos ponemos muy engreidos, nos peleamos por tonterias, nos agregamos al registro de imagenes en el lobulo parietal, nos borramos de la mente cuando mandamos todo por el buzon de la nebulosa inconciencia. Y lloramos. Y reimos. Creemos que eres un huevon. Creemos que eres un completo cobarde. Creemos que yo tengo la culpa de todo, que todos deberian mirarse en el espejo y decir yo tengo la culpa de todo.


--------------------------------------------
Hay olores que no se soportan. No soporto que no te hayas bañado despues de hacer el amor. Hay infecciones que se pueden evitar con un simple baño. Hay cosas que son elementales. No te bañes si no quieres pero al menos cambiate de calzón. Y no me toques con esas manos que acaban de tocar mi pene.
---------------------------------------------

Cuando se trata de seres humanos esta cientificamente probado que el circuito predominante de interrelacion es el de las voces. Voces como hilos entre todos, por aqui y por alla. Desde que el humano nace se encuentra inmediatamente despues de su realidad corporal con la realidad de la voz significante. Mamá, tu que eres muy mia, dame mas de comer, limpiame, sacame este pañal embarrado con mis heces y ponme uno limpiecito como tu sabes, no te asustes, es mi regalo, es para ti, todo para ti, dejame poner la boca en tu pezon nuevamente, mirame la carita y desvivete por el milagro de tenerme entre tus brazos, mamá.

------------------------------------------------

¿Cual es la experiencia humana que podrias compartir?
-Yo creo que dios es la gente.
-Yo tome un taxi del cual me tuve que tirar para no ser violada.
-Yo creo en los extraterrestres.
-Yo creo que deberiamos volver a vernos para perdonarnos, nada vale la pena como para cargar con esta cruz.
-Yo creo que jamas te olvidaras de mi: me hiciste mucho daño.
-Yo creo que te rompi el corazon, que te gano el orgullo, que somos fragiles como una burbuja.
-Yo creo que no debiste irte, que no debiste decirnos adiós, que abandonarnos asi fue... darle la espalda al escuadron de batalla en algun escenario de guerra.
-Yo creo que cuando crees en algo que involucra a mas personas que tu misma, la prioridad es dar oportunidad.
-Yo creo que ya escribi suficiente: ¿está claro que necesito de los demás para poder ser? ¿para que mi hacer tenga algún sentido? ¿está claro que mi compromiso es amplio? ¿esto complace tu "escríbelo!"?

--------------------------------------------------

Como hemos podido observar, cuando de humanos se trata no ha de imaginarse un ser habitando un cuarto solitario. Ha de imaginarse un especímen relativamente débil al inicio, rodeado de cuerpos y voces desde la vida hasta la muerte.


miércoles, 5 de enero de 2011

Todos los niños lindos se parecen a ti

La otra sabe bailar y es muy sexy con sus tacones y su maquillaje. La otra negocia con los ojos de enormes pestañas cuantos tragos mas se dejara invitar para seguir con el proceso de seduccion. La otra sabe de rubores, alegria alcoholica, llamadas interminables de hombres antiguos que no terminan de creer en cosas imposibles. La otra cobra el dinero y con ese dinero mantiene los pies sobre la tierra de Una. Un dia la Otra decidio no beber mas alcohol ni fumar mas cigarrillos para poder mantener su fisico, su material de trabajo. Gracias a esto Una vivio una vida mas saludable, ahora aparte del dinero le debia la salud. La Otra solo sale de noche, enfrentandose en la madrugada a los personajes extraños que deambulan sobre la acera humeda entre la neblina y el frio, se arriesga mucho. Pero Una sabe que la Otra es solo temporal, es solo circunstancial, es solo mientras la necesita. Una vez que no hay tacones ni maquillaje vuelve a existir un solo cuerpo, un solo rostro marcado de trasnochadas. Una no sabe que un dia la Otra le reclamara por todo lo que la ha utilizado, que cuando quiera entregarse a los brazos, digamos, de un buen pretendiente... le saldran esas uñas pintadas de colores increibles y la innumerable cantidad de cremas echadas en el cuerpo a reclamar cierta presencia, cierto credito... Yo yo yo soy tu, soy tambien tu, soy mas tu que tu misma, soy mas que tu que siempre quisiste vivir divorciada del espejo por las noches, soy mas porque si yo aceptaba tu presencia en mi, tus muecas descalificadoras, tus reparos, tu nunca quisite reconocerme como parte tuya siendo al contrario: tu eres parte mia, yo he sido tu segunda madre porque sin mi no seguirias viva.

Una entonces desclavo los ojos que tenia puestos sobre él, tan perfecto, tan lindo, tan niño, sintio que una garra de tigre bestial queria llevarse a la boca a un inocente bebé dragón.

-¿Te das cuenta? Mira el parque, todos los niños lindos se parecen a ti...
-Pero yo no soy un niño, ya me esta saliendo barba
-Jajaja estoy segura que tienes el trasero lampiño
-¿Porque te expresas asi?
-No importa, despues de todo no me gustan los niños
-A mi tampoco, ves que ya tenemos algo en comun

¿Algo en comun?¿No te das cuenta de que sí me gustan los niños y que me gustas tú porque pareces uno cuando estas sin barba? Y me gusta cuando me miras, cuando no tienes que hacerlo pero me miras, yo volteo el rostro hacia ti de forma violenta para descubrirte y te haces el despistado, me miras... mejor dicho, me contemplas y quiero en ese momento desaparecer para ir a algun sitio oculto y perfeccionarme para ti. Me metieron en la cabeza que la soledad es perfeccion, y yo sola, en ese momento te esquivo, nada sonrie en mi, la respuesta mia es: ¡que chucha me miras! Si nunca lo hubieras hecho todo seria mas facil, ahora me pones entre la espada y la pared, entre el si y el no, entre mi cuerpo mio o mi cuerpo tuyo... Ayer soñe contigo, yo tenia el pelo largo, tu tenias barba, estabamos entre papeles, teniamos que hacernos preguntas obligatorias y nos mirabamos... Quiero vivir contigo, estar contigo para vivir.

Paso un tiempo. Llegaron a estar juntos pero como es de suponer, la Otra siempre se interpuso entre los dos con sus lisuras, sus engreimientos y poses de mujer fatal, su tragicomica historia de altisonante libertinaje, sus inconciencias. El bebe dragón ya no soportaba a pesar del mucho amor. Una entonces entendio que acelero el tiempo demasiado, que su tiempo aun estaba a años luz, en un planeta errante sin sol, un planeta solo donde al llegar encontrara otro astronauta errante que como ella trajera su luz propia .

La noche final se miro al espejo, de noche, Otra y Una asintieron afirmativamente con una sonrisa. Lo dejaron, pensando para consolarse: despues de todo no era tan guapo.

Bombón


"Todos los niños lindos se parecen a mí"